Artículos

LA CENA DEL SEÑOR:

Tema consensuado con los pastores  de las Regiones:

 de Los Ríos, Los Lagos y Presidente Carlos Ibañez del Campo.

Participación del presidente Unapab, pastor Othoniel Sepúlveda T. 

Introducción – El propósito de esta presentación es aclarar el significado bíblico de la Cena del Señor, y, valorar el significado e importancia que ella tiene en las prácticas bautistas.

En el Nuevo Testamento se usan diferentes términos para referirse a la Cena del Señor:

  1. Como partir el pan. Hechos 20:7
  2. Como la copa de bendición y el pan que partimos. 1ª. Corintios 10:16.
  3. Como la mesa del Señor. 1ª. Corintios 10:21

      Basados en los siguientes pasajes bíblicos: 2ª Timoteo 1:13 y Tito 2:1 no compartimos algunos términos que algunos usan para referirse a la Cena del Señor como: Sacramento y Eucaristía, porque no creemos que se reciba gracia purificadora  por medio de ella (sacramento)y aunque eucaristía, que significa “dando gracias”, se refiere a parte del significado de la Cena, no es término bíblico.

Se presentan tres aspectos de la Cena:

  1. La Institución
  2. El propósito
  3. La participación

 

I. LA INSTITUCIÓN DE LA CENA DEL SEÑOR

A. Cristo mismo instituyó la Cena del Señor. 

1.- Mateo 26: 26-29;

v. 26 Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y lo bendijo, lo partió, y dió a sus discípulos, dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo. 
v. 27 Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, se la dio, diciendo: Bebed de ella todos; 
v. 28 porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados. 
v. 29 Y os digo que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre.  

2.- Pablo relata el acontecimiento, tal como ocurrió: 1ª: Corintios 11:23-26

v. 23 Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado:Que el Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó pan, 
v. 24 y habiendo  dado gracias, lo partió y dijo: tomad comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. 
v. 25 Asimismo tomó también la copa después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces la bebiereis; en memoria de mí. 
v. 26 Así pues,  todas las veces que comiereis este pan y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciais hasta que El venga.

B. Mateo nos dice que fue después de la cena de la Pascua y Pablo nos informa que se instituyó antes de la crucifixión.

II. El PROPOSITO DE LA CENA DEL SEÑOR

A. El propósito de la Cena del Señor no es para el perdón de pecados.

B. No es sacramento que permita llevar hacia adelante semana por semana los pecados. (como los sacrificios en el Antiguo Testamento.)

C. Según las Escrituras, la Cena del Señor tiene cuatro propósitos:

1. Comunión de los salvos en la sangre y el cuerpo de Cristo. 1ª. Corintios 10:15-21

v. 15 Como a sensatos os hablo, juzgad vosotros lo que digo. 
v. 16 La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la 
sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo? 
v. 17 Siendo uno solo el pan, nosotros, con ser muchos, somos un cuerpo; pues todos participamos de aquel mismo pan. 
v. 18 Mirad a Israel según la carne: los que comen los sacrificios, ¿no son participes del altar? 
v. 19 ¿Qué digo pues? ¿Que el ídolo es algo, o que  es algo lo que se sacrifica a los  ídolos?

 v. 20 Antes digo que lo que los gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican  y no a Dios; y no quiero que vosotros os hagáis partícipes con los demonios. 
v. 21 No podéis beber la copa del Señor y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor y de la mesa de los demonios.

Cuando tomamos la Cena del Señor, expresamos el hecho de que hemos sido salvos por el sacrificio de Cristo en La Cruz. Estamos en comunión con Quien nos salva del pecado. (De consiguiente, no es para los que están fuera de Cristo)

2. La Cena del Señor es conmemoración del sacrificio de Cristo en la cruz. 1ª. Corintios 11:24

v. 24 y habiendo dado gracias, lo partió y dijo: Tomad comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí.  

Mientras comemos la Cena del Señor, nuestro deber es recordar el sufrimiento de Él por nosotros.  

3. La Cena del Señor proclama la muerte de Cristo. 1ª. Corintios 11:26

v. 26 Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que El venga.

 Al tomar la Cena del Señor, los cristianos proclamamos que el cuerpo herido y la sangre derramada de Cristo, fue sacrificio en la cruz por los pecados del mundo.

4. La Cena del Señor proclama el hecho de que Jesús vendrá otra vez. 1ª. Corintios 11:26

v. 26 Así, pues, todas las veces que comiereis este pan y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que El venga

Al tomar la Cena del Señor, el cristiano demuestra su fe en la promesa del Señor, que Él vendrá otra vez. Hechos 1:10-11

v. 10 Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto  que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones en vestiduras blancas, 
v. 11 los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.

En consecuencia al participar de la Cena del Señor, expresamos nuestra relación intima con Cristo, recordamos Su sacrificio, la significación de ello, recordamos que Él murió por nuestros pecados y los eventos que sucedieron después, y proclamamos por fe nuestra creencia en que Él volverá,  basados en Su resurrección.  

III. LA PARTICIPACION DE LA CENA DEL SEÑOR

A. La frecuencia de la cena del Señor

1. Según el ejemplo de la iglesia en Jerusalén, dirigido por los apóstoles, la Cena es tomada con regularidad.

Hechos 2:42 Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciónes

2. La iglesia en Troas observaba la Cena del Señor el primer día de la semana. Hechos 20:7

3. La iglesia en Corinto se reunía el primer día de la semana y tomaban la Cena del Señor. 1ª. Corintios 16:2, 11:20.

4. Hoy día los cristianos deben participar de la Cena del Señor con regularidad ( cada primer día de la semana).

5. El primer día de la semana es significativo porque:

a. Cristo resucitó en un primer día de la semana – Mateo 28:1-10. 
b. El Espíritu Santo vino en un primer día de la semana. Hechos 2. 
c. La iglesia se estableció en un primer día de la semana. Hechos 2. 
d. El plan de salvación fue dado por primera vez un primer día de la semana. Hechos 2

e. La Cena del Señor se observaba el primer día de la semana. Hechos 20:7. 
f. Ofrendas bíblicas se recogían el primer día de la semana. 1 Corintios 16:1,2

g. Al primer día de la semana se le llama “el día del Señor”  Apoc. 1:10  
 
 

B. LOS ELEMENTOS DE LA CENA DEL SEÑOR

1. El pan ( sin levadura utilizado en la cena de Pascua), representativo del cuerpo de Cristo.

   Este pan no es Su cuerpo literal, como implica la doctrina de transubstanciación (que es la conversión de los elementos de la Eucaristía en la consagración y por medio de la consagración, de la substancia del pan y el vino, al cuerpo y sangre de Cristo), sino que es representativo de Su cuerpo. 1ª. Corintios 11:26

v. 26 Así, pues, todas las veces que comiereis este pan y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que El venga.

En aquel momento, Su cuerpo estuvo presente, y claramente, Cristo se refiere al elemento como PAN.

2. El fruto de la vid, algunas versiones dicen vino. Este es el vino que se usó en la cena de la Pascua. Este fruto de la vid no era Su sangre literal. Para este tiempo su sangre no se había derramado; después de dar gracias, Jesús todavía le llama fruto de la vid. Mateo 26:29

C. COMO DEBEMOS PARTICIPAR DE LA CENA DEL SEÑOR

1. Otra vez, seguimos el ejemplo de nuestro Señor.

a. Jesús tomó  pan, y habiéndolo bendecido…..Y tomando una copa, y habiendo dado gracias (Mateo 26:26-27, Marcos 14:22-23); Y habiendo tomado pan, después de haber dado gracias,….. De la misma manera tomó la copa (Lucas 22:19-20) tomó pan, y después de dar gracias, lo partió…..De la misma manera tomó también la copa (1 Corintios 11:24-25).

b. La oración de Jesús fue acción de gracias por los elementos de la Cena del Señor.

c. Acerca de nuestra participación, el apóstol Pablo le declaró a la iglesia en Corinto. 1ª. Corintios 11: 27-29

v. 27 De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpable del cuerpo y de la sangre del Señor. 
v. 28 Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y  coma del pan y beba de la copa.

v. 29 Porque el que  come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí.

      El  término del Nuevo Testamento de “ manera indigna”, ha sido una expresión problemática y una comprensión errónea acerca de este tema, y, ha causado que cristianos se abstengan de la comunión diciendo: Esperaré hasta que tenga todo mal corregido, o, hasta que sea digno, o, no soy persona perfecta…..etc.

e. En verdad, no hay persona digna de la muerte de Cristo. Si solo las personas dignas (personas perfectas) tuvieran derecho a la mesa del Señor, nadie tomaría la Cena del Señor. El Señor nos hace dignos, y debemos permanecer en íntima comunión con El.

La palabra que se traduce de “manera indigna” es un Adverbio. El adverbio nunca se usa para describir a una persona; describe las acciones de la persona. En este caso describe la manera de participación en la Cena, y no el carácter del partícipe. Uno participa en manera indigna si no discierne el cuerpo de Cristo. De modo que al tomar la cena, uno debe estar consciente del cuerpo y sangre de Jesús que son los elementos que la Cena representa.

Uno debe tener un compromiso emocional en los eventos de la Cruz. El comer de los elementos es vano si no se hace sinceramente de corazón. Cuando uno conoce la grandeza de lo que participa, cuando tiene un sentido profundo del amor representado por estos símbolos, y cuando está consciente del compromiso que conlleva – no permitirá ser distraído de la adoración por otros pensamientos.

Si por falta de respetar el sacrificio del Señor, uno toma la cena indignamente, “será culpable del cuerpo y de la sangre del Señor”. Comer del pan y beber de la copa descuidadamente o con negligencia, significa una actitud de indiferencia acerca de la muerte de Cristo, y por consiguiente, viene a ser clasificado con los que crucificaron a nuestro Señor.

      Es necesario un auto examen. Dios requiere que los que lo adoran deben hacerlo en espíritu y verdad Juan 4:24. Nosotros debemos hacer un examen propio en todo momento antes de adorar a Dios. Realizar cualquier acto de adoración en manera descuidada o en manera que no sea ordenanza de Dios, es despreciar al Creador que adoramos.

Cada persona debe probarse a sí  mismo. Uno no debe probar a otro.

CONCLUSION:

Basados en los pasajes bíblicos, el significado de la Cena, y  quienes deben participar, etc, los bautistas practicamos la:

Cena del Señor cerrada. Entendiéndose por tal la participación de solamente los miembros de la Iglesia local, bautizados  y en plena comunión (que no se encuentren en un proceso de disciplina), Y semi  cerrada, cuando la Iglesia invita a miembros de otras iglesias bautistas y excepcionalmente a miembros de iglesias de otra denominación que sostenga principios afines a los bautistas y cuyos miembros sean bautizados por inmersión. No aceptamos la participación en la Cena del Señor de inconversos y creyentes que no hayan sido bautizados por inmersión.

 

Taller:

 Perfil del Liderazgo Espiritual

 

Por pastor Boris Rodríguez,

Para Retiro de pastores y líderes Puerto Montt Junio 2010.

 

¿Qué es liderazgo?

Cuando pensamos en que es liderazgo una de las primeras cosas que pensamos es en la posición, rango, en poder, en personas que han escalado a posiciones privilegiadas, esa es la mirada del mundo. Pero que increíble que nuestro Señor nos aclaró desde un comienzo este punto. Mateo 20:25-28. nos dice “pero entre ustedes no será así”

 

En el contexto de nuestras iglesias, cada vez que pensamos en líderes pensamos en los hno/as y pastores que están al frente ejerciendo labores de responsabilidad. Lamentablemente nuestra mente está tan influenciada por el modelo del mundo que incluso en la iglesia podemos pensar erróneamente en lo que significa liderazgo.

 

Varios autores al momento de definir liderazgo usan el término Influencia. Liderazgo es influencia, es decir, quien esta desarrollando una función de liderazgo ejercerá para bien o mal su influencia. Depende de que espíritu lo guíe. Si es el Espíritu Santo o un espíritu humano y carnal.

 

Características del liderazgo carnal:

 

Al estilo Diótrefes 3Juan 1:9-11.

 

  1. Liderazgo político. v.9. Deseos de ocupar primer lugar:

a)      Anhelos de estar frente por satisfacción personal.

b)      No hay un espíritu de servicio, sino de servirse de la posición alcanzada.

- Una vez fuera del puesto de liderazgo, desaparece.

c)      Ha llegado a ese lugar por motivos tales como:

-   Tiene una red de amigos que lo apoyan.

-   Es conocido.

-   Tiene cierto manejo de vocabulario, etc…

 

  1. Liderazgo prepotente. v.9,10. Abusa de su posición.

a)      Los que opinan distinto a él o ella, corre peligro de ser estigmatizado, enajenado.

b)      Usa estrategias carnales para mantenerse en el puesto (lobby, es decir, visita hogares para hablar mal de otros hno/as y del pastor para convencer, lleva a personas alejadas a sesiones para lograr un numero mayor y lograr sus objetivos, entre otras carnalidades.

 

  1. Liderazgo sin autoridad. v.9. No esta bajo cobertura.

a)      Principio en el liderazgo: “para estar en autoridad, hay que estar bajo autoridad”. Diótrefes no se sometía bajo la autoridad apostólica del mismo Juan, ya anciano. Si usted es líder laico, debe estar bajo autoridad pastoral. “quien se acostumbra a no estar bajo autoridad, se corrompe”

 

  1. Liderazgo de bajo nivel. v.10. Su lengua es venenosa.

a)      Al ser un liderazgo no sometido al Espíritu, sino a la carne, el lenguaje de estos “lideres” suele ser ofensivo, descalificativo.

 

  1. Liderazgo humano. v.10. No provoca bendición.

a)      En vez de llevar la iglesia a un nivel de crecimiento, la iglesia se transforma en un club social, pero no en la iglesia dirigida por el Señor y su Espíritu, pues hay otro espíritu.

b)      Provoca división, heridas en las ovejas y las contamina.

 

Características de Liderazgo Espiritual.

 

Al estilo de Cristo.

 

  1. Líder siervo. Mateo 20:28.

a)      Nuestro mayor líder, maestro y Señor nos enseñó con su vida a servir a los demás.

b)      Debemos sacar de nuestra mente la idea del liderazgo empresarial, gerencial. Sacarse el veston y ponerse el overol.

 

  1. Líder lleno del Espíritu. Lucas 4:18.

a)      Jesús el Cristo, el ungido, dice “el Espíritu esta sobre mi” si deseamos ser usados por Dios debemos ser llenos de su Espíritu.

 

  1. Líder bajo autoridad.  Juan14:10

a)      Si nuestro Señor nada hacía, ni decía, sino en sujeción a su Padre, es imposible ser líderes y no estar bajo autoridad, primero de nuestro Dios, pero también de las autoridades que el Señor ha puesto.

 

  1. Líder con profundidad espiritual. Luc 6:12. Mat 4:2

a)      Vida de oración, de buscar la voluntad del Padre para la toma de decisiones.

b)      Vida de dependencia, ayuno.

 

  1. Líder íntegro. Hebreos 4:15.

a)      Su vida fue pura, limpia, integra, esa debe ser nuestra meta, debemos estar alertas pues el enemigo constantemente intentará hacernos caer.

b)      Consecuente, su vida era consecuente con su mensaje. En los grandes desafíos y en lo menor (llegar a la hora, ser diezmador es lo básico por ejemplo)

 

  1. Líder que bendice.

a)      Con sus palabras, con su toque. Marc 10:16. el poder de nuestras palabras.

 

  1. Líder dispuesto a sufrir. Luc 24:26.

a) Hay momentos que es necesario padecer por amor a otros.

 

 

 

Al estilo de Nehemías.

 

  1. Líder sensible. Nehemías 1:1-11.

a)      Oro a Dios con dolor por su pueblo.

b)      Oro para pedir perdón por su pueblo.

c)      Oro para pedir dirección.

 

  1. Líder con visión. 1:11.

a)      Bajo la guía del Señor Nehemías, pudo visualizar lo que otros no veían, los muros levantados.

b)      Fue tan grande su visión que hasta el mismo rey Artajerjes lo apoyo.

 

  1. Líder motivador.

a)      No podía hacer el trabajo solo y motivo al pueblo. Cap 2:18.

b)      El pueblo bajo una visión de Dios y con la motivación correcta, trabaja.

 

 

 

 

 

Al estilo de Pablo.

 

  1. Líder nacido de nuevo. Hechos 9:5,6

a)      No basta con haber nacido en la iglesia, no basta tener conocimiento intelectual de la Biblia, debemos ser nuevas criaturas.

 

  1. Líder con profundidad de la Palabra. Col 3:16; 2 Tim 3:16.

a) Pablo tenía una profundidad escritural, debemos procurar capacitación, estudiar la Biblia, tener materiales de apoyo.

 

  1. Líder con autoridad de parte de Dios. 1 Cor 11:1; Fil 3:17; 1 Tes 1:6.

a)      El verdadero líder no solo habla, sino que con su vida inspira.

b)      Debemos mostrar a Cristo.

 

  1. Líder que da lugar al Espíritu de Dios. 1 Cor 2:1-5; Gal 5:25.

a)      No es nuestro carisma lo que bendice la iglesia, es el carisma de Espíritu en nuestras vidas.

 

  1. Líder que motiva los dones en la iglesia. 1 Cor 12:1, 7.

a)      Se debe motivar que los hno/as sirvan en las áreas que el Señor desee, cada uno según sus dones

 

  1. Líder sufrido por la incomprensión y ataques. 2 Cor 11:23-33; 2 Tim 4:14-18.

a)      Estar en el liderazgo es sinónimo de crítica, debemos:

  1. Ser autocríticos, autoevaluarse, debemos mejorar.
  2. Debemos ser mansos y con respeto escuchar las quejas.
  3. Hay personas que serán lijas para moldear tu carácter.
  4. Hay ataques del enemigo, usará a personas, pero será el mismo diablo que intentará derrumbarte. Ef 6:11,12.

 

  1. Líder que entiende que es:

a)      Siervo Rom 1:1. Pablo usa el término doulos, siervo esclavo, alguien que esta bajo el señorio de Cristo.

b)      Obrero. 2 Tim 2:15. un trabajador que debe cumplir a su patrón.

c)      Soldado. 2 Tim 2:3. uno que esta bajo las órdenes de un superior.

 

 

 

Descuidos del liderazgo.

 

  1. Descuido espiritual. (no tener tiempos a solas con el Señor, en oración, ayuno, meditación, lectura de la Biblia, etc…)
  2. Descuido familiar. (No darle el tiempo necesario, ser de una manera en la casa y de otro manera en la iglesia)
  3. Descuido intelectual. (No prepararse, no leer la Biblia y materiales de apoyo, etc…)
  4. Descuido moral (las 3 f; finanzas, fama, faldas)
  5. Descuido en su salud (física, emocional, depresión, agotamiento…)

 

******************************************************************

******************************************************************

 

IGLESIA EMERGENTE

 

Taller entregado por el pastor Jaime Riquelme.

 

La iglesia emergente o movimiento emergente es un movimiento que inició a principios de la década de los 90′s. Es un movimiento fragmentado, con mucha variedad por lo cual encontrar definirlo es muy difícil. Inclusive, uno de los líderes y pensadores, Brian McLaren fue catalogado por la revista Time como uno de los 25 evangélicos más influyentes de América en la edición de Febrero del 2005.
 

 

¿QUÉ ES LA IGLESIA EMERGENTE?
Eddie Gibbs, quien no se declara emergente, pero publicó un libro acerca del movimiento dice, “Popularmente, el término “Iglesia Emergente” a sido aplicado a una congregación de alto perfil, orientada a los jóvenes que ha atraído la atención debido a su rápido crecimiento, su habilidad de retener a la población de veinteañeros, y su alabanza contemporánea que toma de los estilos musicales populares, y que además se promueve hacia la sub-cultura Cristiana por medio de sus sitios en internet y de boca a boca.”
Brian McLaren, uno de los líderes dijo a Christianity Today: “Por el momento es una conversación, no un movimiento. Nosotros no tenemos un programa. No tenemos un modelo. Pienso que debemos comenzar como una conversación, luego crecer como una amistad, y ver si resulta en un movimiento.”
La iglesia emergente es justo eso: una iglesia que está emergiendo. Está saliendo del entendimiento tradicional de la iglesia y emergiendo hacia una expresión postmodernista. Sus adherentes lo ven como “una iglesia postmoderna para una cultura postmoderna”. Pero a diferencia de lo que dice McLaren, no es una conversación en este momento, sino un movimiento, debido a la gran cantidad de adherentes, sitios en internet, iglesias, etc.
Se debe hacer la diferencia entre los términos „emergent‟ y „emerging‟ según sus nombres en inglés. Emergent se refiere a una organización, Emergent Village formada por varias iglesias emergentes donde promueven su conversación. Emerging se refiere al movimiento en donde la iglesia ve la necesidad de influir a la cultura postmoderna.
Mark Driscoll, catalogado dentro del movimiento emergente („emerging‟) se refirió en su libro Confessions of a Reformission Rev. A esta diferencia diciendo, “Yo fui parte de lo que ahora se conoce el movimiento de la iglesia emergente en sus primeros días…Me tuve que distanciar, sin embargo, de una de sus ramas debido a diferencias teológicas. Desde el final de los 1990′s, esta rama se ha conocido como „Emergent‟. La iglesia emergente es la última versión del liberalismo. La única diferencia es que el viejo liberalismo se acomodaba a la modernidad y el nuevo liberalismo se acomoda a la postmodernidad.”
Para Dan Kimball uno de los líderes de este movimiento, la idea de formar una nueva idea de iglesia es necesaria “basándose en el conocimiento de que el aprendizaje ha virado del pensamiento lógico, razonable y sistemático al reino de la experiencia. La gente añora lo místico y espiritual más que la fe basada en la evidencia y los hechos de la modernidad.”
Según sus líderes, el postmoderno desea reconectarse con el pasado, quieren tradiciones y símbolos religiosos más que la excelencia y las grandes construcciones de la iglesia moderna. Para los líderes del movimiento, los treintañeros son profundamente espirituales, y están interesados en las experiencias religiosas y los sentimientos. Desean sensaciones sobrenaturales. No están interesados en la Teología Sistemática, pero por el contrario están atraídos por los misterios espirituales.
Por ejemplo, para Kimball esta iglesia debe combinar himnos, cruces, lectura de las Escrituras en rituales medievales, candelas, incienso, iconografía, mantras, canticos benedictinos, y oscuridad. Todo esto, porque según él, los postmodernos desean experimentar a Dios con sus cinco sentidos. Pero la verdad es que Kimball no desea volver a la iglesia del Nuevo Testamento, sino a la iglesia medieval, guiada por el Catolicismo, que de hecho fue una religión apostata.
Leonard Sweet otro de sus líderes describe a la iglesia emergente como E.P.I.C, es decir:
Experimental pues desean experimentar a Dios con todos los sentidos;
Participativa pues en lugar de un sermón quieren mantener una conversación entre todos;
Imágenes pues desean iconos, videos y películas;
Comunal por su deseo de vivir en comunidad.
FILOSOFÍA EMERGENTE
La visión del mundo dentro de este movimiento es definitivamente postmodernista. Dentro del postmodernismo la verdad es tomada bajo sospecha. La preocupación de la iglesia emergente es presentar un cristianismo que la cultura postmoderna pueda entender. Pero debido a que el postmodernismo rechaza la absoluta verdad, y a que el cristianismo dice ser la proclamación de la absoluta verdad, el enfrentamiento entre ambos no se hace esperar, y es inevitable.
Un ejemplo de esto lo vemos en la entrevista de Christianity Today a Rob Bell y su esposa, quienes dicen, “descubrimos que la Biblia es un producto humano.” Pero entonces como saben los postmodernistas en que creer, si rechazan toda verdad. Las Escrituras para los emergentes son apreciadas por su misterio y no por su verdad. No aceptan la verdad que ha sido pasada de generación en generación, como dice Judas: “Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos” (Judas 3)
Con respecto al deconstruccionismo, los postmodernistas aseguran que nadie puede estar seguro de la correcta interpretación de un texto. Lo que importa no es lo que el autor dijo, sino lo que el lector o el espectador experimentan. El deconstruccionismo le quita el significado a las palabras y las redefine de acuerdo a la preferencia del lector.
¿Cómo funciona esto dentro del movimiento emergente? Pues para ser consistentes con la filosofía postmodernista, deben desechar los dogmas verdaderos, es decir, doctrinas. Deben purgar a la iglesia de un evangelio exclusivo, una Biblia autoritativa y de las doctrinas molestas como el infierno, el pecado original, etc. Esto es lo que está sucediendo en este momento. ¿Qué ponen en lugar de esto? De acuerdo al pensamiento postmodernista: misterio y preguntas. Debido a que las Escrituras han sido deconstruídas, todo lo que queda es el relativismo.
CLASIFICACIÓN
Una de las clasificaciones más utilizadas para clasificar el movimiento es la propuesta por Ed Stetzer, quien divide al movimiento en tres categorías: los relevantes; los reconstruccionistas; y los revisionistas.
Relevantes
Son los que toman el mismo evangelio en su forma histórica pero buscan hacerlo comprensible a la cultura postmoderna. Utilizan diferentes métodos de alabanza, predicación, estructura, etc.
Reconstruccionistas
Toman el mismo evangelio pero reconstruyen la forma de la iglesia. Un ejemplo son los que promueven las „house churches‟ (iglesias hogareñas).
Revisionistas
Estos cuestionan y revisan no solo la iglesia, pero también lo que la mayoría de evangélicos entienden del evangelio.
Otras clasificaciones han sido ofrecidas, pero creo que la de Stetzer y la de Darrin Patrick son las más útiles para poder comprender el movimiento.

UN LUGAR SIN REPUTACIÓN.
por: David Wilkerson.


Hubo un tiempo en que a Moisés se lo tenía en alta estima, era respetado en los lugares importantes del gobierno, teniendo gran reputación y prestigio. Él se movía en el círculo de los influentes y ricos y era uno de los hombres más conocidos de ese tiempo. Pero cuando Dios le habló desde la zarza ardiente (ver Éxodo 3:5), Moisés había disminuido a cero puntos.

Dios no podía usarlo hasta haberlo arrancado y llevado lejos de sus lazos mundanos. ¿Quién conocía ahora a Moisés? Escondido, alejado – silenciado y sin influencia. Él no tenía ninguna válvula de escape para su gran energía.
¡Pero en el momento que Moisés alcanzó el punto cero – cuando perdió totalmente su reputación y no quedaba nada del Moisés viejo y confiado en sí mismo – él estaba en tierra santa!
¿Cuánto tiempo esperó Dios en esa zarza, listo para revelarse de una manera gloriosa y nueva? Sólo hasta aquél momento clave cuando a Moisés verdaderamente ya no le importaba su trabajo ni su reputación. Cuando él entregó las últimas migajas de confianza en sí mismo, él encontró revelación.
El Señor Jesús estuvo en esa misma tierra santa. Las Escrituras dicen, “Sino que se despojó a sí mismo, tomó la forma de siervo…” (Filipenses 2:7).

Despojarse de reputación y convertirse en siervo fue una elección voluntaria. Gracias a Dios por aquellos que nuevamente están siendo llamados a esa tierra santa, buscando disminuir para que él crezca, y preparados para ser siervos.

Un gran hombre de Dios escribió, “El hombre de Dios que verdaderamente predica la Palabra finalmente abandonará la idea de ser conocido. Si él predica a Cristo, su reputación disminuirá constantemente y Cristo aumentará. Los verdaderos profetas mueren sin ser conocidos. Dios les da su galardón sólo después de haber muerto.”

Yo creo que si buscamos una reputación más grande, más conocida, a nuestro mensaje le faltará algo. Nuestro ego es demasiado prominente. Cristo debería de estar aumentando y nosotros deberíamos estar perdiendo reconocimiento. Deberíamos ser menos conocidos con el pasar de los años, hasta que, como Pablo, terminamos encerrados con Dios.

¡Que podamos todos disminuir! ¡Que sólo Él aumente! Que Dios nos ayude a volver a esta tierra santa.

La sangre preciosa de Cristo

por Charles Stanley
Leer1 Pedro 1:17-21
Marzo 31, 2010

Muchas iglesias hoy han dejado de mencionar a la sangre de Jesús. Sin embargo, el derramamiento de sangre es esencial para la fe cristiana; sin sacrificio nadie puede tener una relación con Dios. Por esa razón, el Señor entretejió la historia de la muerte, de la renovación y de la reconciliación con un hilo rojo, desde Génesis hasta Apocalipsis.

¿Qué queda si le saca toda la sangre a un cuerpo? Un cuerpo sin vida, ¿verdad? Lo mismo sucede con la Biblia. La Escritura no sería más que literatura histórica si eliminamos las partes “desagradables” que tienen que ver con el sacrificio de Jesús en la cruz, o del poder de su sangre.

Dios diseñó el sistema de redención de tal manera que cualquier persona pudiera entender la conexión entre la sangre derramada y la libertad del pecado. El Señor dio instrucciones detalladas para ofrecer un sacrificio perfecto, y así su santidad quedara satisfecha. Dios quería también que sus seguidores entendieran que el pecado había traído consecuencias terribles, cuyo resultado era la muerte. La primera víctima mortal en la Escritura fue el animal cuya piel fue utilizada para cubrir la desnudez de Adán y Eva (Gn 3.21). Cada vez que un israelita traía a los sacerdotes un cordero o un par de palomas, reconocía que “la paga del pecado es muerte” (Ro 6.23).

Dios eligió una solución impresionante para el problema de pecado del mundo. Por tanto, los creyentes no pueden andarse con escrúpulos al hablar de lo que ocurrió realmente en el Gólgota. Las palabras que elegimos impresionan a los oyentes: “Jesús derramó su sangre por ti”, es una declaración impactante. Es también el mensaje que repite Dios en toda la Biblia.

ESTAMOS MUY AFERRADOS AL MUNDO

por David Wilkerson

¿Ha notado usted que hoy en día no se escucha mucho acerca del cielo o acerca de dejar este viejo mundo atrás? En lugar de eso, estamos bombardeados con mensajes de cómo usar nuestra fe para adquirir más cosas. “El próximo avivamiento” , dijo un maestro muy conocido, “será un avivamiento financiero. Dios va a derramar bendición financiera sobre todos los creyentes.”

Cualquier mensaje sobre la muerte nos molesta. Tratamos de ignorar el aún pensar sobre eso y pensamos que aquellos que hablan de ello son morbosos. Ocasionalmente hablamos acerca de cómo es el cielo, pero la mayoría del tiempo, ese tema es un tabú.

¡Qué concepto atrofiado de los propósitos eternos de Dios! No es de maravillarse por qué tantos Cristianos están aterrados de pensar en la muerte. La verdad es que estamos lejos de entender el llamado de Cristo a abandonar el mundo y todos sus enredos. Él nos llama a venir y morir – morir sin construir monumentos recordatorios de nosotros. A morir sin preocuparnos de cómo seremos recordados. Jesús no dejó ninguna autobiografía – ni edificios corporativos – ni universidades ni Institutos Bíblicos. Él no dejó nada más para perpetuar su memoria sino el pan y el vino.

Cuán diferentes eran los primeros Cristianos. Pablo habló mucho de la muerte. De hecho, nuestra resurrección de los muertos es referida en el Nuevo Testamento como nuestra bienaventurada esperanza. Pero hoy en día, la muerte es considerada como una intrusa que nos priva de la buena vida a la cual nos hemos acostumbrado. Hemos llenado nuestras vidas de tantas cosas materiales, que estamos hundidos. Ya no podemos soportar la idea de dejar nuestras hermosas casas, nuestras cosas bonitas, nuestras dulces esposas. Parecería que pensamos, “Morirme ahora sería una gran pérdida. Yo amo al Señor – pero necesito tiempo para disfrutar mi hacienda. Acabo de casarme. Necesito ir a probar mis bueyes. Necesito más tiempo.”

¿Cuál es la revelación más grande de la fe, y cómo se la debe ejercer? Usted la puede encontrar en Hebreos: “Conforme a la fe murieron todos estos…y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra…Pero anhelaban una [patria] mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad” (Hebreos 11:13 y 16).